Monasterio de Piedra, un lugar al que si vienes, ¡vuelves!

Por Ana Muntadas-Prim Lafita.
Colaboración para Monasterio de Piedra.

Ahora que los días son cada vez más largos, es un gran momento para venir por primera vez, o bien para volver, al Monasterio de Piedra. Sea de una manera u otra, es imposible no quedar fascinado.

Es historia, es monumento, es arte y arquitectura, naturaleza, paisajes, flora y fauna… A lo largo de los siglos fue castillo, monasterio y, seguramente, un maravilloso espacio natural de exuberante vegetación y saltos de agua. Hoy es un complejo turístico sin igual en Europa.

Parque-Jardín Histórico Monasterio de Piedra

Son los restos de un monasterio y desde luego son de piedra, pero no viene de ahí su nombre, sino del río Piedra que transcurre a su lado y que ha regado sus campos durante siglos. Hoy el río define el parque que ha hecho famoso al monasterio, un espectacular recorrido entre naturaleza pura, catalogado como Jardín Histórico. Impresionantes cascadas de todos los tamaños y formas, incluso colores según la luz, marcan el camino entre sorprendentes grutas y recónditos vergeles.

Los monjes, especialmente los del Císter, intentaban siempre ubicar sus monasterios en espacios muy naturales, junto a zonas de agua, y sabemos que no eligieron esta ubicación al azar. Probaron en dos lugares cercanos antes de quedarse con este maravilloso rincón al borde del barranco, donde amurallaron el perímetro de sus edificios consagrados a Dios, tal y como marcaba la Orden. El señorío de Piedra que les había sido donado era amplio y ofrecía infinitas opciones, pero seguramente la belleza de la frondosidad de los árboles del lugar, jugando con la corriente de un río plagado de truchas saltando al vacío en lo que sería la falda del monasterio, acabó de convencerlos.

Torre del Homenaje

Y si en este mágico lugar se descubre el agua, también se descubre la piedra. El recinto amurallado sería el núcleo de la visita al monumento . Una muralla medieval que destaca en sí misma, entre otros, por la magnífica Torre del Homenaje de la que parte una de sus alas. Erigida alrededor del s.X sobre una antigua ruina musulmana para marcar la entrada a un nuevo castillo tras la reconquista de Calatayud, es uno de esos elementos que, un poco más alejado del resto, no se debe dejar de visitar.

La Antigua Abadía, consagrada en 1218 por los doce monjes fundadores llegados 20 años antes desde el monasterio de Poblet, tras la donación del rey Alfonso II y la reina Sancha a la Orden del Císter, tampoco deja indiferente a nadie. En el interior de esta bellísima ruina, aun es palpable un pasado glorioso, por encima de las heridas que muestra fruto de sucesivas guerras, abandonos y saqueos.

El Claustro,  accesible a través de las inmensas puertas laterales de la Iglesia, muestra a través de sus diferentes estancias originales bien conservadas, una vida transcurrida a lo largo de los siglos, enriquecida por diversos estilos artísticos y arquitectónicos, seguramente guardianes mudos de emocionantes secretos históricos.

Fachada Hotel Monumento & Spa

Tantos como los que puede albergar lo que hoy es el Hotel Monumento & Spa Monasterio de Piedra y que en su día fue uno de los edificios monacales más relevantes, cobijando la hospedería y diversas celdas de los monjes, muchas transformadas ahora en habitaciones para huéspedes.

En sus más de mil años de existencia, desde que se construyó el Castillo de Petra, este jardín del edén escondido entre campos del medio bajo Aragón, ha asistido a grandes acontecimientos naturales e históricos y se mantiene vivo para contarlo, mostrando de cada etapa su impresionante huella, sea natural o fruto de la mano del hombre. Son tantos los detalles a los que prestar atención, que si en una primera visita el Monasterio de Piedra sorprende, en una segunda cautiva.

Si ya has venido antes lo sabes, pero si aun no lo conoces, te gustará saber que además del magnífico hotel, para los que solo vienen de paso, en el mismo recinto encontrarán todos los servicios para disfrutar de una gran experiencia: restaurante, bar con terraza, tienda de regalos, espacios para picnic, amplio parking gratuito… No te quepa duda que al igual que los motivos, son muchas las facilidades que ofrece el Monasterio de Piedra para ser descubierto una y otra vez…

Reserva tu estancia, compra tus entradas, o simplemente descubre más sobre las posibilidades del Monasterio de Piedra, aquí: www.monasteriopiedra.com