Monasterio de Piedra se consolida como uno de los espacios más solicitados para la celebración de bodas


/ Clara Gormedino

El Monasterio de Piedra, enclave singular de la comarca de Calatayud, refuerza su posición como entorno para la celebración de bodas. Este año 40 parejas han decidido organizar su enlace en Piedra, lo que supone un tercio más respecto al año anterior. Con éste, Monasterio de Piedra enlaza tres años de incrementos en el número de bodas que se celebran en sus instalaciones.

Atendiendo al tipo de ceremonia que escogen los contrayentes, cabe destacar que las bodas civiles superan ligeramente a las religiosas, al contrario de lo que sucedió el pasado año. Las parejas encuentran en el Monasterio de Piedra un entorno con grandes posibilidades, no solo por el paisaje, que es ideal para las sesiones fotográficas, sino por la oportunidad de contar con entornos únicos durante la ceremonia. La Cascada Caprichosa o la Abadía del Monasterio Cisterciense del S. XIII son las ubicaciones preferidas por las parejas que deciden casarse en el Monasterio de Piedra.

“Llevamos varios años creciendo en el sector de bodas y éste no es otro que el resultado de mucho esfuerzo y dedicación por parte de todo el equipo. En un área en la que la calidad y el servicio son determinantes, contar con un equipo de profesionales competentes que aportan creatividad y miman cada detalle es nuestra gran ventaja competitiva”, comentó José Pont, director general de Monasterio de Piedra.

La personalización es un elemento clave de las bodas ya que cada pareja quiere que su celebración sea irrepetible, con un toque particular y que sus invitados vivan una experiencia única. El romanticismo, los detalles, contar con espacios únicos y la exclusividad, son los aspectos que más han valorado este año los clientes del Monasterio de Piedra. Además, el Complejo Turístico ha celebrado bodas donde la personalidad de los novios ha estado presente en toda la ceremonia, como en el caso de una donde la inspiración vino de la película de Stars Wars.

El Monasterio de Piedra es un espacio con dimensión internacional como lo demuestra el que haya acogido bodas de contrayentes procedentes de todo el mundo: británicos, norteamericanos, chilenos e incluso australianos, han escogido el Monasterio de Piedra como lugar para casarse.

Otro de los puntos más valorados a la hora de decidir el lugar de celebración es la comodidad. Contar con un espacio único para disfrutar de la ceremonia y el banquete, sin necesidad de desplazamientos, es un valor añadido que cada vez ofrecen más los organizadores de eventos, como  Monasterio de Piedra. Por último, se valora muy positivamente que el espacio de bodas cuente con su propia cocina y con capacidad para crear un menú adaptado a los gustos y necesidades de los novios.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies