RESERVA AQUÍ TU ESTANCIA EN EL HOTEL

reservar

TU ENTRADA AL PARQUE CON DESCUENTO

compra

comprar

Historia del parque

El PARQUE DEL MONASTERIO DE PIEDRA

El Monasterio de Piedra fue adquirido en 1843, por Don Pablo Muntadas Campeny, a través de una Subasta Pública, por 1.250.000 reales.

Fue en los años siguientes, cuando Don Juan Federico Muntadas, hijo del anterior, transformó la huerta existente en un jardín paisajista, y las dependencias conventuales en una instalación hostelera e hidroterápica. A ello, añadió la construcción de una piscifactoría en 1867, que fue pionera en España y de la que pueden verse algunas de sus pesqueras al visitar el Parque.

Desde entonces hasta nuestros días, Piedra se convirtió en un destino turístico de primer orden. La adquisición de la Propiedad por la familia Muntadas, la transformación del monasterio en un Hotel y los nuevos usos turísticos que se dieron a las dependencias frenaron su degradación, después de la desamortización de Mendizábal en 1835, y lo han preservado como en la actualidad.

Un deleite para los sentidos

El recorrido del Parque del Monasterio de Piedra está cuajado de sorpresas y bellísimos rincones de cualidades estéticas y paisajistas sorprendentes. A la belleza propia del río hay que añadir el bullicio y frescor de sus cascadas, la apacible quietud de sus lagos, en especial la del Lago del Espejo y el cantar o trineo de diferentes especies de aves, de las que se han identificado más de 20 especies distintas.

Catalogado como Paraje Pintoresco Nacional el 28 de diciembre de 1945, catalogación que fue modificada por la de Conjunto de Interés Cultural en la categoría de Jardín Histórico, en 2010, por el Gobierno de Aragón). Catalogado asimismo como Monumento Nacional el 16 de febrero de 1983 (hoy en día, Bien de Interés Cultural, en la categoría de Monumento), el Monasterio de Piedra es en la actualidad uno de los parajes más espectaculares de Europa, siendo además galardonado con la Medalla al Mérito Turístico por el Gobierno de Aragón en 2011.