• Tarifas y Horarios

RESERVA AQUÍ TU ESTANCIA EN EL HOTEL

reservar

TU ENTRADA AL PARQUE CON DESCUENTO

compra

comprar

EXPOSICIÓN HISTORIA DEL CHOCOLATE


El alimento de los dioses de la mitología azteca aparece por primera vez referido en nuestra cultura, en una carta de Hernán Cortés (30-10-1520 ) que dice así: “es una fruta como almendras, que ellos venden molida, y tienen en tanto que se trata por moneda en toda la tierra y  con ella se compran todas las cosas necesarias en los mercados y otras partes”.
Era el cacao desde tiempos muy remotos un fruto de doble aplicación: manjar apreciadísimo, bebido por Moctezuma en copas de oro fino, y signo monetario.
En el año 1534, Monasterio de Piedra fue el monasterio europeo en cuya cocina monacal se elaboró por primera vez el chocolate.
La historia nos cuenta que un monje del Cister que acompañó a Hernán Cortés a México, Fray Jerónimo de Aguilar, envió el primer cacao, junto con la receta del chocolate, al abad del Monasterio de Piedra, D. Antonio de Álvaro.
Fueron los monjes de este insigne cenobio los primeros en probar este manjar. Con ello se explica la gran tradición chocolatera de la orden Cisterciense. De hecho, en algunos Monasterios existe una pequeña estancia, sobre los claustros, la llamada chocolatería, dónde cocinaban y degustaban el chocolate.
Por este motivo, en la Cocina del monasterio se presenta, en diferentes cuadros, una breve historia de la evolución del cacao y el chocolate.

EXPOSICIÓN DE CARRUAJES


Los carruajes han desempeñado un papel importante en la evolución de la historia del monasterio. Puedes observar una Exposición de carruajes de finales del siglo XIX y principios del XX:

  • Diligencia siglo XIX: Hacía el trayecto Monasterio de Piedra – Alhama de Aragón con una duración de dos horas. Podían ir 8 personas, 6 en el interior y dos en la parte de arriba, además del cochero.
  • Tartana siglo XX: Utilizada para el transporte de mercancías, muy incómoda en los viajes. El modelo original no lleva asientos. Se incorporaron en la restauración del mismo.
  • Brohughan: Utilizado para viajes de varios días o de varias jornadas. Es un carruaje muy cómodo al contar con suspensión de ballestas y esto hace que apenas se noten los baches del camino.
  • Tílburi: Pequeño carruaje tirado por un pony o por una cabra y usado para paseos cortos, generalmente mujeres o niños. En aquella, época, estaba muy mal considerado que un hombre pasease en Tílburi.
  • Gran Break: Carruaje fabricado totalmente en madera y tapicería en piel con método tradicional y artesanal, preparado para enganchar 2, 4 o más caballos y dispone de lanzas para enganchar en potencia. Cuenta con doce plazas. Coche habitualmente utilizado para ferias o eventos, siendo su uso tradicional para la caza. En los últimos años, se utilizó para dar paseos-visitas en los exteriores del Monasterio.