5 Rutas naturales para disfrutar de la comarca de Calatayud


/ Clara Gormedino

Con la llegada del periodo estival son muchos los que buscan alternativas para huir del estrés y el calor de la ciudad y disfrutar de un entorno natural. La Comarca Comunidad de Calatayud, situada al oeste de la provincia de Zaragoza, destaca por contar con una variada oferta de turismo rural, rutas y senderos, ideal para una escapada.   

Desde Monasterio de Piedra, expertos conocedores de la zona, proponen una selección de lugares para disfrutar de la naturaleza que ofrece esta variopinta comarca.

Monasterio de Piedra: Es el punto de partida perfecto para hacer excursiones por la zona. Si bien el Monasterio de Piedra no puede considerarse como una ruta senderista como tal, el viajero podrá recorrer un espacio singular salpicado de numerosas  cascadas y grutas que, con el paso de los siglos, el río Piedra ha ido dibujando. Es uno de los destinos más visitados de Aragón, y el recorrido por el Parque-Jardín Histórico está acondicionado para que el caminante pueda descansar en distintos puntos del mismo, lo que le convierte en una excursión ideal para todos los públicos. La entrada al recinto incluye también la visita al monasterio cisterciense y la exhibición de vuelo de aves rapaces.

Sierra de Armantes: Situada entre la vega de los ríos Manuables, Ribota y Jalón, en el Sistema Ibérico Zaragozano, esta sierra destaca por sus numerosos barrancos y colinas de tonos rojizos y blancos gracias a los yesos, arcillas y margas que dominan el entorno. Un paraje que destaca por su gran belleza gracias al proceso erosivo que ha dado vida a unas singulares formaciones geológicas, los denominados Castillos, conocidos popularmente como el “Far West”. El circuito se puede realizar andando, en BTT o, incluso, a caballo partiendo desde su espectacular mirador.

Sierra de Vicort: Es uno de los espacios naturales más interesantes del valle del Jiloca por contar con un paisaje donde destacan los bosques de carrasca y extensas superficies de pinar. En las zonas más favorecidas, encontramos bosques de rebollos o quejigos, así como bosquetes de acebo con serbales, madroños y labiérnagos. Es un excelente escenario para el avistamiento de aves rapaces forestales, entre las que destacan el trepador azul, el bisbita arbóreo y el alcaudón dorsirrojo. Un entorno de gran belleza vegetal y animal que, junto con la Sierra del Espigar y la Sierra Modorra, separan los valles del río Grío del río Perejiles.

Mirador de los buitres (Calmarza): Está ubicado en un cañón estrecho con paredes verticales que superan los 90 metros y que es fruto de la erosión ocasionada por el río Mesa. En sus grandes paredes habitan multitud de aves rupícolas y es todo un espectáculo verlas sobrevolar el paraje. El mirador permite contemplar unas magníficas perspectivas del cañón desde la altura, pero sobre todo facilita la observación de esas aves a poca distancia, a escasos metros bajo nuestros pies. La población estimada de buitres leonados en el cañón es de unas 75 parejas, siendo este mirador uno de los mejores lugares para observarlas.

Paseo por las hoces del Jalón: Durante la excursión por las hoces del Jalón nos parecerá que estamos en la alta montaña, rodeados de escarpados barrancos y cortados. En los roquedos, donde apenas subsisten zonas de matorral, se han establecido importantes colonias de rapaces protegidas, destacando buitres leonados, alimoches, halcones peregrinos, búhos reales y diversos tipos de águilas. Asimismo, en el fondo del cortado, bosques de ribera y áreas hortícolas y frutales siguen el trazado del Jalón.  

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies